Cepillo de dientes libre de bacterias - PCM Clínica Dental Córdoba
15 Abr 2021

Cepillo de dientes libre de bacterias

Un cepillo de dientes limpio es fundamental para conseguir una higiene bucodental apurada. Sin embargo, muchas veces no somos conscientes de la suciedad que no se ve a simple vista: ¡las bacterias! ¿De dónde salen estos microorganismos? ¿Cómo evitar su aparición?

Para empezar, debes saber que nuestra boca es la parte de nuestro cuerpo que más bacterias alberga. De hecho, si insistimos en mantener una correcta higiene bucal es para eliminar estos organismos que, si se acumulan en nuestra cavidad oral, pueden poner en jaque la salud de nuestros dientes y encías. Es muy fácil, por tanto, que las bacterias se transfieran al cepillo durante el uso de este.

Pero hay más. El lugar más común para almacenar el cepillo de dientes suele ser también el espacio de nuestros hogares donde más bacterias se acumulan: el cuarto de baño. A continuación, te damos algunos consejos para evitar que vayan a parar a tu cepillo de dientes.

 

Consejos para alejar las bacterias de tu cepillo de dientes

Lávate las manos antes de tocar tu cepillo de dientes

Extremar la higiene de nuestras manos es algo que hemos tenido que aprender a la fuerza el último año. No olvides lavarte las manos antes de cepillarte los dientes, así evitarás transferir las bacterias de todo lo que has tocado a tu cepillo.

 

Evita el exceso de agua y humedad

Las bacterias son más persistentes en ambientes húmedos. Por eso, acuérdate de tener bien ventilado siempre el cuarto de baño o aseo. Del mismo modo, debes enjuagar y secar bien el cepillo antes de guardarlo.

 

Utiliza el capuchón

El capuchón del cepillo de dientes no es útil para transportarlo a otro lugar. Úsalo también en casa, pero recuerda ponérselo solo cuando esté bien seco (para no ayudar a mantener la humedad): servirá de barrera ante las bacterias.

 

Reduce el contacto con otros cepillos

Es muy común guardar los cepillos de toda la familia en un mismo vaso. Sin embargo, esto favorece la contaminación cruzada de uno a otro. Procura almacenarlos por separados o, si es imposible por cuestión de espacio, ¡acuérdate del capuchón!

 

Usa enjuague bucal antibacteriano

Pero no como enjuague, sino para sumergir tu cepillo de dientes. Hacerlo de manera regular (por ejemplo, una vez a la semana) evitará la acumulación de bacterias.

 

Cuida la limpieza de tu cuarto de baño

Esto no es una cuestión meramente estética. Si es el lugar de la casa donde más bacterias se acumulan, ¡eliminalas! Recuerda también cambiar todas las toallas con la suficiente frecuencia, pues estos microorganismos se sienten muy “cómodos” en ellas.

Por último, un consejo extra: cuando uses la cisterna del inodoro, recuerda cerrar antes la tapa, así evitarás que las bacterias salgan “disparadas” por el cuarto de baño, pudiendo posarse en tu cepillo de dientes.

Leave a Reply