Cigarrillos electrónicos y salud bucodental

06 Dic 2018

Cigarrillos electrónicos y salud bucodental

Los cigarrillos electrónicos supusieron una revolución comercial en nuestro país en 2013. Sin embargo, tras la aprobación de la primera normativa que regulaba su uso, en 2014, el negocio de desplomó para empezar a crecer de nuevo un año después, cuando la venta y aceptación se dispararon hasta llegar al día de hoy, cuando son más que habituales. No obstante, ¿son los vapers conscientes de la relación de los cigarrillos electrónicos y la salud bucodental?

 

Los cigarrillos electrónicos, ¿son menos perjudiciales?

Investigaciones recientes apuntan que los cigarrillos electrónicos son una opción más “saludable” que el tabaco. Sin embargo, estas conclusiones aluden directamente a problemas de salud general relacionadas con el tabaquismo, como las enfermedades respiratorias o el cáncer. Pero, ¿qué hay de la salud bucodental?

 

Riesgos del cigarrillo electrónico con nicotina

No todos los líquidos que se usan en los cigarrillos electrónicos no tienen que ser perjudiciales para nuestra salud bucodental. No obstante, en el caso de los líquidos para vapear que contienen nicotina, los riesgos del cigarrillo electrónico son prácticamente los mismos que los del tabaco.

  • La nicotina produce recesión de las encías. Esto se debe a que esta sustancia reduce el flujo sanguíneo por las venas, privando a las encías del oxígeno y nutrientes necesarios para su buen estado.
  • Además, esta sustancia favorece la aparición de patologías como periodontitis y gingivitis.

A estos problemas habría que sumar la sequedad bucal que produce la nicotina. Esta inhibe la generación de saliva, irritando las mucosas de la boca, las vías respiratorias y el aparato digestivo. El vapor de los cigarrillos electrónicos es también responsable del favorecimiento de infecciones bucales, ya que “mata” muchas células de la mucosa oral.

En definitiva, el vapor de líquidos con nicotina destruye poco a poco los tejidos de la boca, pudiendo provocar, en casos extremos, enfermedades graves como el cáncer oral.

El problema se agrava por el desarrollo tecnológico de los cigarrillos electrónicos y dispositivos de vapeo. Cada vez tienen más potencia, por lo que crean cantidades de vapor mayores, haciendo que el organismo reciba más nicotina en cada “calada”.

De todo esto podemos concluir que, si bien son menos perjudiciales que fumar, los líquidos con nicotina para vapear no están exentos de riesgos para nuestra salud. Por ello, desde Clínica Dental Pérez de Castro Martín te recomendamos dejar este hábito y, si lo mantienes, que, al menos, vapees líquidos sin nicotina.