Así afecta el tabaco a los implantes

14 May 2018

Así afecta el tabaco a los implantes

Que fumar es un hábito malo para la salud no es ninguna novedad, pero tal vez no sepas cómo puede afectar también al estado de tus implantes. Por eso, en esta nueva entrada del blog queremos contarte los efectos nocivos que el tabaco tiene sobre tus implantes dentales.

En primer lugar queremos resaltar que cuando un paciente quiere someterse al tratamiento de implantes dentales y es fumador, se hace necesario estudiar la situación con mayor detenimiento antes de proceder, pues el tabaco incrementa el riesgo que conlleva este tipo de tratamiento. Por ello, uno de los primeros consejos que damos a nuestros pacientes fumadores en la evaluación previa al tratamiento es que dejen de fumar con anterioridad, aunque no sea de forma definitiva -esa decisión corresponde a cada persona, aunque como especialistas en salud dental, aconsejamos siempre abandonar este hábito tan perjudicial-.

El éxito del tratamiento de implantes dentales se basa en la osteointegración, es decir, la unión firme y estable a largo plazo entre el titanio del implante y el hueso donde se fija. Por este motivo, es muy importante no descuidar -incluso reforzar- los hábitos de higiene bucodental y evitar cualquier injerencia externa que dificulte el proceso de osteointegración, como el tabaco.

Si quieres más información sobre los cuidados que debes seguir después de someterte a un tratamiento de implantes, te recomendamos que leas este otro artículo de nuestro blog en el que tratamos este tema en profundidad.

Tanto el efecto de succión como los componentes nocivos del humo del cigarrillo provoca que la zona se inflame -este problema se conoce como periimplantitis- y se infecte, lo que puede hacer fracasar el tratamiento. Esto se debe a que la nicotina hace que la película bacteriana se adhiera más rápidamente a las células epiteliales. Del mismo modo, los pacientes fumadores presentan un mayor riesgo de mucositis.

Asimismo, cabe recordar que el tabaco actúa como vasoconstrictor, por lo que llega menos sangre a la zona intervenida, ralentizando y complicando la cicatrización.

 

Dejar de fumar: también bueno para la salud dental

Ya sea porque se va a someter a un tratamiento de implantología o por cualquier otro motivo -¡se nos ocurren miles!-, quieres dejar de fumar, te recomendamos que eches un vistazo a la web del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. En ella encontrarás una recopilación de recursos y enlaces muy útiles a la hora de abandonar este hábito.