¿Por qué se mueven los dientes?
31 Ene 2020

¿Por qué se mueven los dientes?

Como cada semana, tenemos un nuevo artículo en nuestro blog. En esta ocasión vamos a contestar a una duda muy frecuente que todos nos hemos hecho en alguna ocasión: ¿por qué se mueven los dientes?

Seguramente, alguna vez hayas notado que alguno de tus dientes se movía y has podido, incluso, llegar a preocuparte. Pero no siempre que un diente se mueve es una mala señal. A continuación vamos a ver cuáles son los grados de movimiento que podemos llegar a percibir en los dientes y cuáles son sus causas.

En primer lugar has de saber que los dientes han de moverse un poco, de una manera casi imperceptible. Puedes comprobarlo si tratas de moverlos con tus dedos. Pero, como hemos dicho, este movimiento no puedes percibirlo visualmente. Esto es totalmente normal.

En cambio, si en tu caso sí que puedes ver perfectamente cómo se mueven, estamos hablando de una situación anormal y posiblemente tengas que enfrentarte a algún problema más grave, como una enfermedad periodontal. Aún así no has de preocuparte, el equipo de doctores de nuestra clínica dental en Córdoba cuenta con una amplia experiencia en este tipo de afecciones y con toda la tecnología necesaria para tratarlas. Sigue leyendo con atención.

Enfermedad periodontal.

Una de la causas más severas de la movilidad de los dientes es la periodontitis, también conocida popularmente como piorrea. La periodontitis es una enfermedad que ataca a los tejidos que rodean al dientes, a la encía y al hueso que le sirve de base. Esto provoca que el diente no esté bien sujeto y, por tanto, esté flojo y se mueva.

El riesgo de no detectar esta enfermedad es la pérdida total de tejidos y huesos y la caída del diente. Para evitar llegar a esta situación tan desagradable, es muy importante mantener una correcta higiene dental y acudir a revisiones dentales al menos un par de veces al año.

Traumatismo.

Continuamos con otro de los motivos frecuente del movimiento de los dientes: haber sufrido un golpe fuerte en la dentadura. A veces, podemos recibir un golpe en nuestros dientes y no percibir ningún efecto. Pero es posible que los ligamentos del diente hayan sufrido con el impacto y, aunque no haya fractura, el diente puede comenzar a moverse. Por tanto, si te das un golpe en la zona de la boca o las mandíbulas, acude al dentista para comprobar que no has sufrido daños.

Bruxismo.

Ya hemos hablado en este blog del bruxismo y cuáles son su efectos negativos en nuestra salud dental. Pues uno de ellos es, precisamente, la movilidad de los dientes. Al ejercer presión y un roce continuados sobre las piezas dentales, éstas se debilitan e incluso pueden llegar a caerse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *