Cómo es el cepillo de dientes perfecto

Cómo es el cepillo de dientes perfecto
24 Jun 2020

Cómo es el cepillo de dientes perfecto

Además de una buena técnica de cepillado, lo más importante para una buena salud bucodental es que el cepillo de dientes sea perfecto. Y sí, existe. Esta semana en nuestro blog te vamos a contar cómo ha de ser tu cepillo de dientes.

Aunque cada persona es diferente, y por tanto, cada boca presenta distintas características y necesidades, hay una serie de recomendaciones que podemos aplicar para todos los casos.

Las cerdas del cepillo de dientes

Salvo que tu odontólogo te indique lo contrario, por lo general, las cerdas de un cepillo de dientes han de ser de nailon, con la punta redondeada, finas y suaves. Así te asegurarás de que penetran en todas las cavidades y espacios interdentales. Hemos comentado muchas veces que un cepillo duro más que limpiar en profundidad lo que va a hacer es desgastar el esmalte de nuestra dentadura.

El tamaño del cepillo de dientes

Al contrario de lo que puedas pensar por la cantidad de superficie que abarca, es preferible usar un cepillo de dientes cuyo cabezal sea más pequeño. Los cepillos de menor tamaño son más manejables y pueden llegar a todas las zonas de la boca, sobre todo a las más traseras, que además son las más problemáticas precisamente porque su difícil acceso conlleva que se acumule más placa y bacterias.

Cepillo manual o eléctrico

Llegamos a la gran duda que siempre surge al hablar de cuál es la mejor forma de cepillarse los dientes: ¿cuál es mejor, el cepillo manual o el eléctrico? Aunque el cepillo eléctrico presenta importantes ventajas con respecto al manual, la verdad es que todas dependen de su eficacia. Es decir, si el cepillado es preciso, correcto y se lleva a cabo durante el tiempo adecuado y con suficiente esmero, la diferencia en cuanto a resultados es inexistente.

Cuidar el cepillo de dientes

Tan importante como una buena elección es un buen cuidado del cepillo. El cepillo de dientes ha de ser bien enjuagado con agua tras cada uso, secarse al aire y siempre en posición vertical. No lo hiervas para esterilizarlo, sumérgelo en colutorio antibacteriano o renuévalo. Y recuerda que debes cambiarlo cada 3 meses o al terminar de sufrir cualquier enfermedad.

Si quieres sabes más sobre cómo cuidar tu cepillo de dientes, vista este otro artículo.

Si sigues teniendo dudas o padeces bruxismo, sensibilidad dental o cualquier enfermedad periodontal, consulta a tu odontólogo acerca de cuál debería ser tu elección de cepillo de dientes.

Leave a Reply