La verdadera historia del Ratoncito Pérez

23 Ene 2018

La verdadera historia del Ratoncito Pérez

Hoy traemos a escena a una de las mayores celebridades de la odontología española e hispanoamericana de todos los tiempos. No, no se trata de ningún dentista, sino del mismísimo Ratoncito Pérez, con quien compartimos no solo apellido sino también un gran interés por los dientes. Te contamos en nuestro blog cómo surge este popular personaje.

Para conocer la verdadera historia del Ratoncito Pérez debemos remontarnos más de 120 años en el tiempo y ubicarnos en el Palacio Real de Madrid. Y es que en 1894, el rey Alfonso XIII -bisabuelo de Felipe VI-, que por entonces contaba con 8 años, pierde uno de sus dientes de leche.

Por este motivo, su madre, la Reina María Cristina, encarga al Padre Luis Coloma, escritor y periodista jesuita, que escriba un cuento para el joven rey. Y así nació el Ratón Pérez.

El relato original narra la historia de un intrépido ratón que vivía con su familia dentro de una caja de galletas Huntley en el sótano de la confitería Prast, en la calle Arenal de Madrid -muy cercana al Palacio Real-. El popular ratón se ausentaba habitualmente de su casa para buscar los dientes que perdían los niños y, a cambio, les dejaba una recompensa.

La historia está coprotagonizada por Buby, nombre cariñoso con el que apodaba a Alfonso XIII su madre. Tras perder un diente de leche y dejarlo debajo de su almohada, Buby conoce al Ratón Pérez y decide acompañarlo durante la recolecta de dientes. De la mano del ratón, el joven rey se acerca la cara menos amable de su reino, descubriendo cómo viven los niños pobres del pueblo.

Aunque el manuscrito del Padre Coloma data de 1894, el cuento fue editado para el público por primera vez en 1902 y a lo largo de estos años ha sido reeditado y versionado en numerosas ocasiones.

Tal ha llegado a ser la fama de este roedor que hasta cuenta con su propia placa conmemorativa en el edificio donde el Padre Coloma situó el hogar del Ratoncito Pérez. Y no nos extraña, ya que casi un siglo después de su nacimiento, el Ratón Pérez sigue siendo una eficaz fórmula para tranquilizar a los niños tras la caída de los dientes de leche.

Desde Clínica Dental Pérez de Castro animamos a todos los padres a seguir con esta tradición popular tan nuestra, ya que en algunos casos, la caída de la dentición decidua puede ser dolorosa y generar ansiedad en los más pequeños de la casa.Y durante este proceso, nada mejor que llamar al rescate al Ratoncito Pérez.