05 Sep 2018

¿Por qué tengo sensibilidad dental?

Hace unos meses compartimos con vosotros una serie de consejos para evitar la sensibilidad dental. En el citado artículo dábamos unas pinceladas sobre las causas de la sensibilidad dental y hoy nos gustaría profundizar en ellas.

 

Causas de la sensibilidad dental

La sensibilidad dental, también conocida como hipersensibilidad dentaria, es un dolor agudo, localizado y de corta duración; que se produce cuando la dentina (la parte interna del diente) se ve expuesta al medio oral y se pone en contacto con algún estímulo externo, como comidas o bebidas frías o contacto físico. Pero… ¿cómo llega la dentina a estar fuera del diente?

Algunas de las causas de la sensibilidad dental tienen relación con las rutinas de higiene: un cepillado demasiado agresivo en el que se use un cepillo de cerdas demasiado fuertes y/o un dentífrico muy abrasivo puede estropear el esmalte dental, dejando expuesta la dentina.

El bruxismo (acción de rechinar o apretar los dientes de forma involuntaria y con mucha fuerza) es otra de las causas principales de sensibilidad, ya que las superficies de mordida se ven dañadas.

Las caries profundas o la caída de un empaste también pueden provocar sensibilidad dental, ya que el orificio atraviesa el esmalte dental hasta llegar a la pulpa. Por un motivo parecido, las fracturas o grietas en los dientes también pueden causar este malestar.

Por su parte, las afecciones gingivales o periodontales pueden afectar negativamente a la salud de nuestra boca produciendo sensibilidad dental. Nos referimos a aquellos casos de inflamación o retracción de las encías, que dejan expuesta la dentina.

Además de estas causas, es reseñable que la dieta que seguimos no solo influye en nuestra imagen física, sino que puede tener graves consecuencias para nuestra salud bucodental. En general, todos los alimentos ácidos, aunque puedan ser saludables, acaban por erosionar el esmalte, produciendo sensibilidad dental. Es el caso de alimentos como el café, el zumo de naranja o manzana, el vinagre balsámico y los refrescos de cola, entre otros.

Por último, cabe destacar que, en algunos casos, tras la aplicación de ciertos tratamientos dentales, como las reconstrucciones o el blanqueamiento, el paciente puede sufrir cierta sensibilidad dental. Por suerte, esta molestia solo dura unos días.

En el caso de que sientas molestias y sensibilidad dental al consumir comidas o bebidas frías o muy calientes, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. En Clínica Dental Pérez de Castro Martín estudiaremos tu caso a fondo para ofrecerte la mejor solución.