20 Feb 2020

¿Qué provoca la sensibilidad dental?

Aquel que la sufra, sabrá perfectamente identificar la sensibilidad dental. Ese dolor agudo  que se siente en los dientes, por ejemplo, al ingerir bebidas muy frías, es fácilmente reconocible por el que lo padece.

La sensibilidad dental es una patología muy habitual en adultos jóvenes, con edades de entre 25 y 45 años (aunque, curiosamente, la edad no es un factor de riesgo). A pesar de ser muy frecuente, aquellos que la padecen suelen asumir que es algo normal e irremediable y no acuden al dentista por ello. Y, tampoco, lamentablemente, no indagamos en las causas que la provocan (única forma de prevenirla).

Por ello, en este artículo queremos compartir con vosotros cuáles son las causas de la sensibilidad dental.

Causas de la sensibilidad dental y factores de riesgo

El dolor que sentimos y al que llamamos sensibilidad dental proviene de la exposición de la de la dentina. La dentina es la parte blanda de la pieza dental que, en una boca sana, está protegida por el esmalte. No obstante, cuando el esmalte se encuentra dañado, la dentina pierde su protección y reacciona a estímulos como el frío, el calor, el tacto, los alimentos ácidos o azucarados…

Por tanto, para prevenir la sensibilidad dental, lo que debemos hacer es cuidar el esmalte dental de nuestros dientes ya que, además, se trata de una parte que no se regenera. Para ello, debemos evitar una serie de hábitos.

Realizar cepillados demasiado fuertes o agresivos

Cepillarse los dientes es el básico de la rutina de higiene buco dental. Sin embargo, hacerlo más de tres veces al día por costumbre o utilizar un cepillo con cerdas demasiado duras para tu boca puede desgastar el esmalte (y, también, provocar daños en las encías).

Usar ciertos enjuagues bucales

Algunos colutorios bucodentales que podemos encontrar en el mercado contienen niveles excesivamente altos de peróxido de hidrógeno, un componente que puede causar tanto daños en el esmalte como irritaciones en las encías si realizamos demasiados enjuagues.

Utilizar dentífricos blanqueadores

Los componentes que encontramos en las pastas de dientes con efecto blanqueados pueden provocar desgaste en el esmalte. ¡Cuidado con ellas!

Consumir alimentos o bebidas ácidas

Los alimentos ácidos, como los cítricos, así como los refrescos con gas son dos grandes enemigos del esmalte dental, ya que, en exceso, pueden erosionarlo y descalcificarlo.

Bruxismo

Como ya sabéis por otros artículos de nuestro blog, como Bruxismo: ¿qué nos intentan decir nuestros dientes?, uno de los efectos negativos de esta patología es el desgaste del esmalte dental. Por ello, si crees que puedes estar “rechinando” los dientes, acude sin falta a tu dentista.

Leave a Reply