24 Ene 2019

¿Qué es la anodoncia?

La anodoncia es un trastorno congénito muy poco frecuente debido al cual, la persona que lo sufre, carece por completo de dientes.

Cualquier persona, en su edad adulta, cuenta con 28 dientes (o en muchas ocasiones, hasta 32, si han aparecido las cuatro muelas del juicio). Pero en el caso de las personas que padecen anodoncia total, nunca llegan a desarrollar ninguno.

Tipos de anodoncia

También puede darse la circunstancia de que al paciente le falten, también por un motivo congénito, varias piezas (es lo que se denomina oligodoncia) o tan solo unas pocas (lo que se conoce como hipodoncia). Es muy importante aclarar aquí que no se debe confundir la anodoncia con la pérdida total (o parcial) de piezas dentales, causada por traumatismos o por cualquier enfermedad, como por ejemplo, la peridontitis.

Causas de la anodoncia

Las causas de este raro trastorno no están muy definidas. El origen de la anodoncia puede ser simplemente genético o hereditario, pero existen también casos en los que la fuente puede encontrarse en ciertos problemas durante la gestación del feto o incluso en factores ambientales, como la radiación nuclear.

Cómo detectar la anodoncia

La anodoncia, al tener una raíz congénita, es prácticamente imposible de evitar. Pero como cualquier afección dental, puede ser detectada y tratada para su mejoría.

Este es el motivo por el que se recomienda llevar al dentista a los niños en sus primeros años e incluso meses de vida. En el caso de los bebés de nueves meses, cuando empiezan a salir los primeros dientes, puede ser muy importante para poder establecer un diagnóstico temprano.

También puede observar este tipo de alteraciones en niños en edad del recambio dentario, cuando los dientes de leche son sustituidos por los definitivos.

Tratamiento para la anodoncia

El tratamiento más acertado y habitual para la anodoncia es la implantología.

La implantología dental es la técnica odontológica consistente en colocar un implante, es decir, una pieza muy parecida a un tornillo, en el lugar donde debería estar la pieza dental. Este implante es el encargado de hacer la función de raíz del diente.

Sobre estos implantes es donde se sitúan las prótesis dentales que simulan los propios dientes, y que suelen estar fabricados con materiales cerámicos.

Gracias a la implantología, los pacientes que padecen anodoncia pueden recuperar su sonrisa de una manera muy natural. Pero los beneficios no son meramente estéticos. Los dientes cumplen un papel importantísimo a la hora de hablar, comer e incluso respirar, por lo que una dentadura completa y sana puede impedir que se desarrollen otro tipo de enfermedades.