Limpia tus brakets de forma eficaz

12 Jun 2018

Limpia tus brakets de forma eficaz

Quien ha tenido ortodoncia fija o brakets lo sabe: el mejor aliado para una completa higiene bucodental en este caso es el cepillo interproximal. Por eso, hoy queremos contarte cómo usarlo de manera eficaz para que sigas cuidando la salud de tus dientes y encías durante el tratamiento de ortodoncia.

Los brakets, ya sean metálicos o estéticos, son uno de los métodos más efectivos para recolocar las piezas dentales y conseguir una sonrisa sana y bonita. No obstante, aquellas personas que los llevan (o los han llevado en el pasado) son conscientes de que es necesario extremar las medidas y hábitos de higiene bucodental y que esto no siempre es fácil. Esto se debe a que en el espacio entre la ortodoncia y los dientes suelen quedar restos de comida que pueden favorecer la proliferación de bacterias, dando lugar a caries o enfermedades periodontales.

Por ello, además de cepillar dientes y brakets y utilizar enjuague bucal después de cada comida, es más que recomendable completar el proceso de limpieza haciendo uso del cepillo interproximal al menos una vez al día.

El cepillo interproximal (también conocido como interdental) se diferencia de los demás tipos de cepillo en que es mucho más pequeño y cuenta con un cabezal cilíndrico flexible, perfecto para limpiar el espacio que queda entre ortodoncia y dientes.

Para usarlo correctamente, sigue estos pasos:

  • Introduce el cabezal del cepillo por debajo del alambre que une los brakets.
  • Realiza movimientos suaves en horizontal, de fuera hacia dentro.
  • Repite este procedimiento en todos los espacios interdentales.

Una vez que hayas repetido este proceso en todos los espacios, lo único que tendrás que hacer es enjuagarte con agua o, si lo prefieres, con tu colutorio habitual. Como ves, no es necesario usar pasta de dientes. Bastará con asegurarte de que el cepillo interdental está limpio antes de empezar con tu rutina de cepillado.

 

¿Cuándo debe usarse el cepillo interproximal?

Aunque en esta entrada nos hemos referido únicamente a la utilidad del cepillo interproximal durante los tratamientos de ortodoncia, la realidad es que puede ser muy útil en otras situaciones.

En general, su uso está aconsejado para todos aquellos casos en los que el hilo dental no es suficiente para la limpieza interdental. Por ejemplo, en personas con implantes dentales o con enfermedades periodontales como gingivitis o periodontitis. En el caso de pacientes con estas patologías, los espacios interdentales suelen ser más grandes debido a la pérdida de hueso y/o a la retracción de las encías.