10 mitos sobre los dientes de los niños (2ª parte)

05 Jun 2018

10 mitos sobre los dientes de los niños (2ª parte)

En este artículo repasaremos los otros cinco mitos más extendidos sobre dentición infantil, tal y como os prometimos en el anterior post de nuestro blog.

 

  • Si no tiene dientes, no hay que cepillar.

Los hábitos de higiene bucal deben llevarse a cabo desde la cuna. Cuando aún no hayan aparecido los dientes, se pueden limpiar las encías con una gasita o un dedal de silicona para eliminar restos de leche o comida.

 

  • Los dientes torcidos son solo un problema estético.

Aquellos niños que presentan una dentadura torcida son más propensos a desarrollar caries e infecciones de encías, ya que es más difícil limpiar los dientes por la posición en la que se encuentran.

 

  • La ortodoncia solo se puede poner cuando ya no queden dientes de leche.

Esto no es cierto. De hecho, lo recomendable es llevar a cabo un primer estudio de ortodoncia alrededor de los 7 años, de manera que puedan detectarse anomalías -y, de esta, forma, corregirse. Ahora bien, si el niño cuenta todavía con dientes de leche, se recomienda utilizar una ortodoncia removible que utiliza el crecimiento natural del maxilar para guiar los dientes y las estructuras óseas a la posición correcta.

 

  • Si tardan en salir los dientes, es porque hay una carencia de calcio.

Cada niño tiene su propio ritmo de crecimiento y esto afecta también a la dentición. Lo habitual es que los primeros dientes aparezcan entorno a los 6-8 meses de edad -los incisivos-. Los siguientes en salir serían los caninos, alrededor de los 16-20 meses de edad. En cualquier caso, si el bebé ya ha cumplido el año y aún no ha aparecido ningún diente, es recomendable visitar a un odontopediatra.

 

  • No tengo que llevar a mi hijo al dentista hasta que no tenga todos los dientes definitivos.

Cerramos nuestra lista de mitos falsos con otro de los más extendidos. Muchos padres no son plenamente conscientes de la importancia de llevar a su hijo al dentista por primera vez alrededor de los dos años para evitar posibles complicaciones en el futuro. Además, así se genera el hábito de acudir a la consulta, reduciendo la percepción negativa que se tiene de la visita al dentista.

 

Si quieres informarte mejor o solicitar una cita para acudir a nuestra clínica para evaluar la salud dental de tus hijos, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.