El Ratoncito Pérez en los diferentes países

26 Jun 2018

El Ratoncito Pérez en los diferentes países

Atención papás y mamás: esta información es muy importante si vais a viajar al extranjero este verano. ¿Qué ocurre si a tu hijo se le cae un diente de leche durante vuestra estancia fuera? ¿Será capaz el Ratoncito Pérez de llegar a cualquier parte del planeta?

Si hace poco os contábamos en nuestro blog la verdadera historia de este popular roedor, hoy queremos compartir con vosotros una detallada lista de ayudantes que el Ratoncito Pérez tiene en los diferentes países para que vuestros hijos no se queden sin un detallito estén donde estén:

Empezamos nuestro recorrido por Italia, donde los niños no cuentan con uno sino con dos cómplices cuando pierden uno de sus dientes de leche: Topino, familiar directo de nuestro ratón Pérez, y Fatina, una simpática hada.

Por su parte, en Francia y en la mayoría de países francófonos, como Bélgica, Suiza o Luxemburgo, el encargado de dar su recompensa a los niños que pierden un diente es “le petite souris”.

En la mayoría de países anglosajones o germánicos, así como en Canadá, actúa el Hada de los Dientes. Eso sí, depende de en qué país nos encontremos, habrá que llamarla en su propio idioma: “Fée des dents” en Canadá, “Tooth Fairy” en países de habla inglesa como Reino Unido, “Zahnfee” en Alemania y “Tannfe” en Noruega. Ojo si el diente se cae en Irlanda, allí es conocida por el nombre de Anna Bogle.

En todos estos casos, el procedimiento para recibir un pequeño regalo tras la caída de un diente de leche es muy parecido al que tenemos en España. Sin embargo, en otros países más lejanos al nuestro, los métodos son distintos y las recompensas, otras.

Por ejemplo, en el Reino de Bután, situado entre China e India, los niños deben lanzar la pieza dental al tejado de sus casas como ofrenda a la Diosa de la Luna, que les recompensará con buena fortuna.

En Argelia y Marruecos, “le petite souris” convive con una peculiar costumbre: el niño que ha perdido un diente ha de volverse hacia el sol y pedir un diente de gacela -diente definitivo- a cambio del diente de asno -diente de leche- que acaba de perder.

La salud dental también parece ser el mejor regalo para los niños de China y Japón. En estos países es costumbre enterrar el diente si es de la parte superior del arco dental. Si es de la parte de abajo, lo lanzan hacia el cielo para pedir que el resto de dientes nazcan fuertes. Sin duda, un gran deseo.