Pasta de dientes infantil: ¿con o sin flúor?

24 Jul 2018

Pasta de dientes infantil: ¿con o sin flúor?

En Clínica Dental Pérez de Castro Martín estamos comprometidos con la salud bucodental de los más pequeños de la casa. Por este motivo, hoy nos gustaría responder a una pregunta que nos suelen hacer los padres en la consulta: la pasta de dientes infantil… ¿con o sin flúor?

El flúor es un excelente protector y un gran aliado contra la caries. No obstante, si se consume en grandes cantidades, puede ser perjudicial para la salud de nuestros dientes, produciendo la fluorosis, que no es otra cosa sino una afección que perjudica la maduración del esmalte, generando manchas en los dientes. Por este motivo, hace años se recomendaba que las pastas de dientes infantiles no contuvieran este elemento, ya que los niños son propensos a usar una gran cantidad de dentífricos y corren el riesgo de tragárselo.

Sin embargo, la European Academy of Paediatric Dentistry (EAPD) y la Sociedad Española de Odontopediatría han consensuado que, gracias a su acción preventiva contra la caries, el uso de pastas fluoradas debería ser diario en  niños.

Para que el uso de pastas de dientes con flúor sea eficaz contra la caries y seguro para la salud de nuestros hijos, la EAPD hace una serie de recomendaciones en cuanto a cantidad de flúor, cantidad de dentífrico a utilizar y  frecuencia de cepillado en funciòn de la edad del niño. Así, la academia europea aconseja:

  • Para bebés de entre 6 meses y 2 años: cepillar dos veces al día los dientes con una pequeña cantidad de pasta -un tamaño similar a la de un guisante-. El contenido en flúor del dentífrico no debería superar los 500 ppm.
  • Para niños de entre 2 y 6 años se debe usar la misma cantidad de dentífrico dos veces al día con una pasta con entre 1.000 y 1.450 ppm de flúor.
  • Para niños mayores de 6 años se puede  aumentar la tanto la cantidad de dentífrico -entre 1 y 2 cm- como su contenido en flúor, que puede ser de 1.450 ppm.

Este organismo recuerda que el uso continuado de pastas de dientes fluoradas, combinado con unos correctos hábitos de higiene bucodental, ayuda a prevenir no la caries en niños, pero que por sí solo no es suficiente, aconsejando llevar una buena dieta y realizar visitas periódicas a la consulta del dentista para comprobar el estado de la salud oral.