consejos para usar el hilo dental
10 Dic 2020

6 consejos para usar el hilo dental

El hilo o seda dental es un complemento muy importante dentro de las rutinas de higiene dental, pero no siempre se utiliza de manera correcta. En este artículo vamos a compartir con vosotros algunos consejos para usar el hilo dental.

La importancia del uso correcto del hilo dental

Antes de ver esos consejos, queremos hacer una pequeña parada para recordar por qué el hilo dental es tan necesario a la hora de mantener nuestros dientes limpios y sanos.

También conocido como seda dental, el hilo dental está compuesto por una serie de filamentos de nailon o plástico. Gracias a su forma, podemos llegar a los pequeños espacios entre los dientes, ayudando así a eliminar los restos de alimentos.

Pero esta no es la única función del hilo dental. También es el gran aliado para acabar con la tan perjudicial placa bacteriana, que es la mayor responsable de la caries, la halitosis y otras afecciones dentales más graves, como la gingivitis y la periodontitis.

Por eso es fundamental que uses tu hilo dental cada día, y no solo ocasionalmente. Recuerda que una buena higiene bucal es siempre sinónimo de salud y te ahorrarás muchos problemas ¡y también dinero!

Consejos para usar el hilo dental

  1. Usa el suficiente hilo dental. Lo recomendable es cortar unos 50 cm de largo cada vez que vayas a usarlo. Con un hilo demasiado corto no es fácil ni cómodo de manejar.
  2. El siguiente paso es enrollarlo en tus dedos para asegurar su sujeción. Hazlo siempre en los dedos anulares para dejar libres los pulgares y los índices, que ya serán los que te ayudarán a mover mejor el hilo dentro de tu boca.
  3. Primero pasa el hilo dental de adelante a atrás (como el movimiento de un serrucho)por los espacios entre dientes.
  4. Después, rodea el diente con el hilo, y vuelve a hacer el mismo movimiento tirando de cada extremo.
  5. Repite estos dos movimientos en cada uno de tus dientes, arriba y abajo. Pon especial atención en aquellos que tengas movidos o presenten espacios más pequeños, ya que son los que mayor cantidad de placa pueden acumular.
  6. Por último, pero no menos importante, enjuágate la boca durante unos cuantos segundos. Puedes usar agua o un colutorio especial con flúor o para dientes sensibles si es tu caso. Procura hacer pasar el líquido por toda tu boca para terminar de arrastrar los restos de comida y placa.

Leave a Reply